Saltar al contenido principal
Localizar el contenido del sitio

Es importante divertirse en el camino.

Nora Shipp

ella

Nora es astrofísica y estudia las corrientes estelares, restos de pequeñas galaxias satélite o cúmulos estelares alrededor de la Vía Láctea. Las corrientes estelares contienen pistas sobre la historia de nuestra galaxia y la materia oscura que la rodea.

Escucha el nombre de Nora

Destacados

  • Siempre le ha encantado la astronomía

  • Comenzó a estudiar la materia oscura con telescopios espaciales de rayos gamma

  • Estuvo a punto de ser bailarina de ballet en vez de astrofísica

Conoce a Nora Shipp, astrofísica de la Universidad Carnegie Mellon que comenzará a trabajar en la Universidad de Washington en otoño (del hemisferio norte) de 2024. Nora siempre ha estado interesada en la astronomía y en dar respuesta a las grandes preguntas sobre el Universo, y ha pasado la mayor parte de su carrera científica estudiando la misteriosa e invisible “materia oscura” que constituye la mayor parte de la masa del Universo.

Nora comenzó a estudiar la materia oscura en la Universidad Brown utilizando telescopios de rayos gamma como el Fermi de la NASA. Aunque siempre se ha enfocado en la materia oscura, su forma de estudiarla ha ido cambiando con los años, sobre todo durante su doctorado en la Universidad de Chicago, cuando se unió al proyecto Dark Energy Survey y descubrió su primera corriente estelar. ¡Y desde ese momento quedó maravillada!

Las corrientes estelares son tenues cintas de pequeñas galaxias o cúmulos estelares desgarrados que registran la historia de las interacciones gravitatorias entre estrellas, cúmulos de materia oscura e incluso galaxias enteras como la Vía Láctea. Pero es muy difícil aislar las corrientes estelares de las numerosas estrellas de la Vía Láctea, especialmente a gran distancia, donde las huellas gravitatorias de los cúmulos de materia oscura se vuelven más claras ¡y son los lugares donde Nora quiere estudiar las propiedades de la materia oscura! Por eso está entusiasmada con el Observatorio Rubin: su enorme campo de visión, combinado con su capacidad de captación de luz, cambiará las reglas del juego a la hora de encontrar objetos tenues y dispersos, como las corrientes estelares, y permitirá estudiar cómo la materia oscura les ha dado forma a lo largo de millones o miles de millones de años.

Cuando no está haciendo ciencia, Nora suele leer novelas de suspenso o visita nuevas cafeterías. De vez en cuando, vuelve a sus tiempos de bailarina de ballet con alguna que otra clase. “Pensé seriamente en convertirme en bailarina de ballet profesional. El final de la secundaria fue el momento de mi vida en el que casi me desvío del camino para convertirme en astrofísica”, confesó.

Para su yo más joven, o para cualquier aspirante a científico(a), Nora les comparte este consejo: “Es importante divertirse en el camino. Si bien (la ciencia) puede ser muy estresante, si te entusiasma y trabajas con gente con la que disfrutas trabajando, las cosas resultan mucho más fáciles”.

Ronda flash de preguntas y respuestas: ¡Conoce mejor a Nora!

Si pudieras vivir en cualquier universo de ficción, ¿cuál sería?
Harry Potter, porque formó parte de mi infancia.

¿Qué alimento o comida podrías comer durante una semana entera?
Queso. Cualquier tipo de queso.

¿Cuál sería tu disciplina olímpica?
Si volviera atrás y pudiera entrenar durante mucho tiempo, ¡la gimnasia o el patinaje sobre hielo serían geniales!

¿Cuál es tu estación del año favorita?
Me gusta mucho la primavera. Sobre todo cuando sale el Sol por primera vez después del invierno.

¿Cuál es el emoji que más utilizas?
Me gustan todos los de animales tiernos 🐶🦊🐻🐙

Navegar más perfiles

Cargando las Voces de Rubin...